Compartilhar no facebook
Compartilhar no twitter
Compartilhar no linkedin
Compartilhar no pinterest
Compartilhar no whatsapp
Compartilhar no email
(Idioma: Espanhol – para traduzir, clique com o botão direito do mouse e selecione a opção de tradução ou clicando nas configurações do Google, pelo Smartphone)

Hay una multitud de cosas que la podrían estar deteniendo, pero hoy hablaremos del ORIGEN de tu empresa. De dónde se sembró la semilla, para que que hoy Florezca.

Si el camino de tu empresa inició con una idea cuando eras empleado y después empezaste a llevarla a cabo, tal vez con pequeñas empresas. O estuviste en algunas sociedades hasta que decidiste ya a ser el único dueño de tu empresa. 

Y luego, querías ponerlo en forma. Sin embargo, no ha sido posible iniciarlo... ésto, puede deberse a que no se reconoce el origen de su empresa.

Medita por un momento:

¿Cómo se origina tu empresa? y ¿Qué es lo que necesitas reconocer?

Hablemos primero del Reconocer

Lo que necesitas reconocer es: todas las empresas, negocios o sociedades (con amigos o sociedades ante un notario público) en las que participaste, desde el pequeño puesto que pusiste, cuando eras estudiante, hasta el último lugar que abriste. Toma en cuenta a todos y cada uno de ellos, hayan sido negocios formales o registrados. Incluso que no sean del mismo giro. No importa si estas compañías han fallado, su éxito ha fallado. 

Hacer este ejercicio es: reconocer el camino de tu empresa desde su creación.

Ahora veamos el orígen de tu empresa:

Después de recorrer el camino, no hemos llegado a su origen, recuerda con quien fue la primera plática sobre tu empresa, te daremos algunas opciones:

1) La plática con unos amigos, que te propusieron una empresa.

2) empresa familiar y que tu lo seguiste como ejemplo.

3) una película que estabas viendo y te dió una idea, etcétera, etcétera, etcétera.

4) Si alguna vez has estado empleado y esa compañía va relacionada con el negocio que ahora tiene tu compañía.

Trata de recordar dónde se originó tu empresa…

Aunque hayas tenido la sensación de que la empresa para la que trabajabas no era perfecta, como muchas veces pensamos... cuando somos empleados. Debes reconocer esa empresa, porque incluso muchas veces esa imperfección es la que te impulsa a querer crear tu propia empresa. . . con mejores reglas.

Precisamente esta compañía es la que necesitas agradecer, meditar en esto y encuentra varias razones por las cuales estás agradecido con ella, olvida a  los jefes, las regulaciones, las injusticias, etc.  Y concéntrate completamente en la compañía, porque ahora tú eres la razón de tu compañía, tú eres el jefe y tú eres las reglas.

Créame que con este reconocimiento de su orígen y la ruta tomada, tu empresa sabrá de dónde viene, se sentirá valorada y te dará lo mejor de sí.

Reconocer el orígenes de la empresa y el camino recorrido desde su creación hasta el momento actual,  son algunos de los temas que manejamos en una Constelación de Negocios. Este es un excelente método para resolver un problema o conflicto dentro de una empresa u organización, sin importar si se trata de un empleado directo (dueño) o de todo el consorcio.

Esperamos que este consejo ayude a inyectarle fuerza a tu empresa.

Tu empresa tiene sus propio origen Transgeneracional

Que tu empresa funcione bien y en armonía, también es salud emocional para ti.

Guadalupe Franco

Terapeuta Familiar y Empresarial

(México)

Publicado emArtigos

Deixe um comentário